viernes, 27 de septiembre de 2013

SIGO A TU LADO

- Autora: Alba

- Twitter: @NKHrapBLAQ

- Tipo: B.A.P, idol x fan, hetero, +18, serial



CAPÍTULO 7




- ¿Dónde está? - preguntó Daehyun.

- Arriba, con ella, no quiere que entre nadie - respondió JongUp.

- Pero... Yo quiero verla, realmente quiero.

- No, no nos deja, ha dicho que se encarga personalmente – Youngjae interrumpió esta vez.

- Estoy con Daehyun, creo que deberíamos subir - Yongguk se levantó para decir eso firmemente.

- Parecéis críos - dijo Zelo tirando de un hilo de su camiseta.

- ¿Acaso no os preocupa? ¿De verdad que sois así?

- Yongguk, cálmate. Sabes que sí que nos preocupa cómo está SunHee, pero Himchan nos ha dicho que quiere encargarse personalmente de su cuidado hasta que se recupere, sólo deja entrar a Eunah porque es enfermera.

- Lleva allí encerrado tres días, ¿crees que le vais a hacer cambiar de opinión así por las buenas? - JongUp intentó poner fin a esa discusión.

- Pero no entiendo por qué sólo puede estar él allí con SunHee, no es justo - Dae suspiró resignado.

- Lo dicho, como críos - Zelo por fin consiguió quitar ese hilo.

Mientras se formaba una pequeña discusión allí, arriba, en la habitación de SunHee estaban ella y Himchan. Tras lo ocurrido tres días antes en la cena, ella había estado inconsciente, pero consiguió sobrevivir las primeras 24 horas y era cuestión de tiempo que acabara de recuperarse del todo. La bala le perforó su hombro izquierdo, se quedó incrustada hasta que una amiga de la banda consiguió extraerla, era enfermera e iba allí cada día, tampoco hacía ya mucha falta porque Himchan no se separaba de SunHee ni un momento, aunque no despertara por el momento.

- No creo que tarde mucho en recuperar la consciencia, parece que ya no está tan débil - dijo Eunah mientras recogía todo su instrumental.

- Bien, gracias por todo de nuevo - contestó él mientras volvía a sentarse al lado de la herida.

- Volveré esta tarde entonces, cualquier cosa me llamas. Pero de todos modos, creo que deberían verla en el hospital - se colocó bien el pelo mientras le aconsejaba.

- Lo sé, pero mientras esté fuera de peligro y te tengamos a ti prefiero ahorrarme ir a un hospital, ya hemos tenido malas experiencias con eso.

- Como quieras, pero no sé por qué te preocupas tanto por esta chica cuando tan sólo es una rehén.

- No pienso dejar que le pase nada, además, ya sabes lo que Él quiere con todo esto, no podemos permitirnos que le ocurra nada.

- Ya, será eso.

- ¿Qué insinúas?

- Hasta luego.

Himchan maldijo algo que ni él mismo supo lo qué era y se apoyó en la cama de SunHee observando su herida, por suerte a penas sangraba ya y no era necesario ir cambiando el vendaje tan seguido, pero de todos modos lo hacía. Se empezó a quedar dormido, cuidar día y noche de ella le pasaba factura, para colmo, desde hacía unas semanas, no paraba de tener siempre la misma pesadilla: se encontraba en un callejón oscuro, tirado en el suelo y con múltiples golpes, de repente veía unos faros de un coche encenderse, oía como lo arrancaban y conducían a toda prisa hacia él para atropellarlo. Del susto se despertó sobresaltado, miró la hora y ya eran las cinco de la tarde, había dormido mucho, quizá demasiado porque había bajado la guardia, mierda, ella no estaba en su cama, se había arrancado el suero. Bajó corriendo a preguntarles al resto si la habían visto, si se encontraba allí, pero nada, se alteró aún más, pero de todos modos les ordenó vigilar las salidas, él subió de nuevo porque le pareció oír una puerta cerrarse, una puerta que parecía provenir de la habitación de ella, al entrar vio el pequeño rayo de luz que salía del baño.

- ¡Ah! – la oyó chillar, parecía de dolor, efectivamente estaba en el baño.
Himchan echó la puerta abajo de una patada porque estaba cerrada con pestillo, se la encontró sin camiseta, pero ella se tapó antes de que pudiera ver nada, hubieron unos segundos de confusión.

- Yo… no me iba a escapar, tran-tranquilo… - dijo acabando de atarse la toalla alrededor del pecho.

Himchan, sin decir nada, la abrazó sin apretar la herida, dándole todo igual, incluso que estuviera semidesnuda, por lo que SunHee se ruborizó mucho mientras se aseguraba de tener la toalla bien sujeta. ¿Qué le pasaba? Un día era un borde con ella y al otro la abrazaba, ¿era bipolar?

- ¿Por qué te has levantado de la cama y te has quitado el suero? ¡Insensata! - dijo él. Ya había vuelto el Himchan de siempre.

- Estaba confundida, me noté dolor en el hombro y fui a ver qué era.

- ¿No te acuerdas de nada?

- No después del disparo, pero cuando me he despertado no he pensado en ello.

- Has estado inconsciente tres días - casi ni lo escuchaba, ella miraba la puerta derribada - Esto... ¡Me había asustado! Llevas tres días así y de golpe desapareces de la cama...

- Pero...

Himchan se sintió avergonzado por aquella entrada tan triunfal, es cierto que había sido un poco exagerado, ¡pero había chillado! Se puso rojo y se marchó porque de todos modos ella no se había quitado el vendaje, al bajar avisó al resto de que estaba bien, Daehyun no tardó ni medio segundo en salir escopetado a verla, no pudo disimular la alegría que le provocó ver que estaba bien y verla sonreírle cuando cruzó la puerta.

- ¡SunHee! - no pudo articular más que su nombre, la abrazó suavemente para no hacerle daño.

Ella ya no se sintió violenta porque se había vuelto a vestir, le revolvió el pelo a Dae y salió de la habitación para buscar a su hermano. Cualquier otra persona estaría en shock y desorientada en su situación, pero a ella le importaba más Minho, al cual no encontraba por ningún lado, por lo que empezó a tener sudores fríos que hacían que su herida escociera, empezó a gritar su nombre pero no respondía. ¿Dónde estaba? Y sí... ¿y sí aquel invitado le había hecho algo? Los chicos la oyeron, Jongup y Zelo se miraron el uno al otro, tocaba explicarle la verdad.

- SunHee... Minho no está aquí - explicó Jongup, se aclaró la garganta para proseguir - Ha vuelto a casa.

- ¿A casa? ¿Cómo?

- Pagaron el rescate que pedimos por él - dijo Yongguk apareciendo por detrás - Está bien, no te preocupes.

- Y yo... cuándo podré volver - tenía miedo de una respuesta que ya conocía.

Nadie de los allí presentes respondió a eso, pero el silencio hablaba por sí solo, estaba claro que de momento iba a seguir encerrada. No quería seguir allí, pero si no le quedaba otra iba a dejar de ser tan sociable con ellos, dónde se había visto a alguien que se preocupara ni lo más mínimo por sus secuestradores, se marchó de allí a zancadas y se encerró en su habitación. No pudo tener ni cinco minutos de intimidad para indignarse, alguien llamó a la puerta y entró, era una mujer un poco más alta que ella, su melena negra y lisa le caía grácilmente en los hombros, por su aspecto serio aparentaba unos treinta años, pero SunHee estaba segura de que no podía tener más de 25, o al menos eso parecía por su tersa piel, se sintió celosa porque era muy guapa, después se le ocurrió intentar pensar en quién podía ser.

- Soy Eunah - dijo como si le hubiera estado leyendo el pensamiento, pero su nombre no aclaraba nada - Te he estado visitando estos días para vigilar tu estado. Soy enfermera.

- Oh, vaya, hola. Gracias, supongo.

Eunah no habló mucho más con ella, se limitó a comprobar cómo estaba su salud y la verdad es que había mejorado bastante, por lo que decidió quitarle el suero que de todos modos ya no tenía puesto. SunHee se la quedó mirando fijamente mientras recogía sus cosas, era bastante misteriosa, daba un poco de miedo porque estaba muy seria.

- Ya estás bastante mejor, pero tendrás que vigilar tu herida para que no se te abran los puntos, ve desinfectándola y cambiando el vendaje  dos o tres veces al día.

- G-gracias.

- Ah, sí, una última cosa antes de irme - se acercó a ella y elevó su rostro tirándole del pelo. SunHee soltó un pequeño quejido de dolor - La próxima vez que ocurra algo así seré yo quien te mate.

Pero... ¿qué decía esa loca? Himchan entró después de que la enfermera saliera y le pusiera al corriente de su estado de salud. ¿Debía contarle lo que acababa de pasar? No, a él no; se colocó a su lado y revisó la herida con sus propios ojos, sí, Eunah tenía razón, estaba mucho mejor.

- Tengo que salir unas horas, volveremos para la cena, Youngjae se quedará contigo hasta que el resto volvamos.

Chan se fue antes de que a ella le diera tiempo a contestar, se iban... pero al menos se quedaba con una agradable compañía, Youngjae siempre era muy amable, ¿qué haría en esa banda delinquiendo? Bajó con  él antes de empezar a preocuparse por el hecho de sentir cierta simpatía hacia sus secuestradores, algún día saldría de allí y los denunciaría para que acabaran entre rejas.


*********


- ¿Eres imbécil? ¿Lo eres? ¿Tú sabes lo que costó que ese desgraciado financiara nuestras actividades sin hacer preguntas?

- Lo sé señor, lo siento - Himchan estaba arrodillado.

- ¿Lo siento? ¿Lo siento? Con un 'lo siento' no recuperamos el dinero perdido. Ahora sí que lo vas a sentir, tu error es peor que el de Daehyun cuando dejó escapar a la putita del hospital.

- No es ninguna putita - dijo Himchan a regañadientes pero firme.

- Tu error nos ha costado más caro, a ti te va a doler más.

- No, ¡por favor señor! No fue su culpa, fue culpa de ella por ser una entrometida, ¡no le haga daño por favor! - suplicó Eunah.

- Calla. Bien Himchan, como veo que no sabes controlarla te daré dos opciones: O se la damos a alguno de los otros para que sepan manejarla mejor o bien te enseño a hacerlo. Tú eliges - Himchan se quitó la chaqueta, elegía la segunda opción - Bien, tú lo has querido.

Preparó los puños, pensaba enseñarle a base de golpes.


*********


- ¿Crees que estará demasiado dulce? - preguntó Youngjae dubitativo.

- Nunca nada va a estar demasiado dulce - añadió SunHee removiendo la masa.

- ¿Ya puedes hacer eso con tu herida?

- ¡Luego recupero fuerzas con el pastel!

Youngjae y SunHee estaban preparando una tarta para cuando llegaran el resto, la idea fue de él y ella tenía ganas de despejarse así que le gustó la propuesta.

- ¿De qué la hacemos? - preguntó ella, Youngjae no lo dudó ni un segundo.

- De queso, Daehyun las adora. Es más, yo creo que si le dijeran que podría tener pastel de queso infinito si no nos vuelve a ver nunca más, seguro que aceptaba el trato.

Ambos rieron y siguieron con la repostería. Al cabo de un par de horas ya lo tuvieron listo, sólo faltaba que los chicos llegaran, no tardaron mucho en hacerlo. Youngjae y SunHee fueron bastante contentos a explicarles lo que habían preparado para ellos, pero les cambió la cara al encontrarse aquella estampa: JongUp y Yongguk sostenían a Himchan, que a penas podía aguantarse en pie, estaba lleno de sudor, sangre, moratones... Youngjae suspiró resignado, todos estaban resignados, menos ella, que estaba horrorizada.

- Qué... Qué ha pasado... - a penas podía moverse del horror, le recordaba mucho a cuando Daehyun estaba lleno de moratones, sólo que él no estaba tan mal como Chan en ese momento.

Nadie le dio explicaciones, ni antes ni después de llevar a Himchan a su habitación, por mucho que preguntara nadie quería explicarle qué había pasado, así que decidió obtener respuestas por sí misma y subió a la habitación de él; no se lo encontró donde esperaba, pero sí que oyó agua cayendo en el baño, probablemente se estaba duchando para quitarse la sangre que tenía por todo el cuerpo debido a lo que fuera que le había pasado. SunHee decidió esperar sentada a que saliera y, cuando por fin lo hizo, salió con una toalla enrollada dejando su pecho al descubierto y con otra en su mano que la usaba para ir sacándose el pelo, no sabía si era sexy o aterrador debido a que la poca ropa dejaba aún más descubiertas sus heridas, sus moratones, algunos cortes... Sin embargo, ella se escandalizó más que él, porque mientras SunHee desviaba disimuladamente la mirada, Himchan salía tan pancho, se dirigía hacia el armario para coger ropa y se quitaba la toalla frente a ella

- ¡¿Pero qué haces?!

- Cambiarme.

- ¡Pero no conmigo delante!

- ¡Eres tú la que ha entrado en mi habitación! ¡Yo siempre me cambio aquí!

- ¡Pero es que...! - calló porque sabía que tenía las de perder.

Himchan acabó de vestirse y se tumbó en la cama soltando un profundo suspiro. ¿Iba a hacer como si nada? Ella no sabía cómo preguntarle acerca de su estado, pero quería saber la verdad.

- ¿Querías algo en especial?

- Sabes muy bien qué hago aquí.

- Y tú sabes muy bien que no te lo voy a contar.

No le quedaba otra que resignarse, de todos modos estaba allí en contra de su voluntad, así que nunca le contarían nada, aunque... ¿qué hacía preocupándose?

- ¿Por qué?

- Sólo estás aquí retenida, no entiendo por qué tendría que explicarte nada.

Himchan decidió ponerse serio, pero eso le sentó como una patada a SunHee, además, ¿cómo podía ser tan amable y de golpe pasar a ser un borde con ella? Estaba enfadada, parecía que no tenía derecho a nada... Pues si no tenía derecho tampoco pintaba nada allí, así que se levantó indignada y se marchó de la habitación dando un portazo, incluso le tiraron un poco los puntos, se encerró en la suya y recordó que la puerta del lavabo estaba rota, genial, ni siquiera podría tener
intimidad.

- ¿SunHee? - preguntó Daehyun al cabo de un rato desde detrás de la puerta.

- Pasa...

- He oído el portazo... ¿Va todo bien?

- Vivo secuestrada y hace tres días casi muero pero sí, estoy bien - ambos rieron levemente.

Dae entró con una bandeja en la mano, era la cena de ella. Se la ofreció pero no tenía ganas de comer ni de nada, así que él dejó la comida en una mesita y se sentó a su lado en la cama; estuvo un rato mirándola sin que ella hiciera ni un solo gesto, suspiró.

- No nos tengas en cuenta todo esto, por favor - le susurró.

- Llevo ya mucho tiempo aquí encerrada, no puedes pedirme que no tenga en cuenta que me tenéis secuestrada, simplemente no puedes – se levantó de la cama, no quería estar junto a él.

- ¡SunHee! - eso fue lo último que oyó ese día.

*********


El ambiente era claustrofóbico, SunHee se despertó en el duro y frío suelo completamente a oscuras excepto por un hilillo de luz que salía de debajo de una puerta, le dolía bastante la cabeza, seguramente la drogaron para trasladarla allí, asustada palpó a su alrededor para intentar situarse, pero sólo consiguió notar que a su lado también había alguien estirado.

- ¿SunHee? - dijo esa persona cuando ella le tocó el hombro, asustada retiró la mano - ¡Soy yo, Jongup!

- ¿Jongup? - intentó ir hacia él, pero una voz la paró.

- ¡No os mováis! - dijo alguien en la más absoluta oscuridad, ese tono le resultaba familiar, estaba casi segura de que era él - Estamos con una cadena al cuello, están todas conectadas, si uno avanza los otros retroceden hasta asfixiarse o tener el cuello roto.

- Joder, qué hijos de puta - se quejó el que le parecía Yongguk.

- ¿Y qué hacemos? - ese parecía Zelo.

- Esperar - definitivamente ese era Himchan.

- ¿Son de los nuestros? - preguntó Youngjae. ¿Es que estaban todos allí?

- No lo creo - respondió una voz clavada a la de Daehyun. Sí, estaban todos allí.

De repente se abrió la puerta cegando a todos durante unos segundos debido a la luz que entraba de golpe, apareció un chico trajeado y custodiado por dos hombres del tamaño de un gorila, sacó un arma y apuntó a Himchan con ella, entonces apretó el gatillo.

21 comentarios:

  1. >w< ... el lado amable Himchan sale a luz....!!!.... pero ahora que pasara con ellos?... los va a matar a todos?..... SIGUELA! :)

    ResponderEliminar
  2. No!!.. Himchan No! :c Estaba esperando con ansias... Gracias ppr actualizar... Me fascina tu fic... Pero... No lo dejes así... Tienes todo mi apoyo!! <3

    ResponderEliminar
  3. No, Himchan ╯︿╰ no puede morir >n<

    ResponderEliminar
  4. Noooo,pls, Himchan no T-T,

    ResponderEliminar
  5. No los pueden matar esta tan interesante, sigue me e quedado con las ganas
    HimChan nooooo T________T

    ResponderEliminar
  6. Por dios!! no puede acabar asi la cosa, siguela, pobre himchi :(

    ResponderEliminar
  7. Por favor UNNiE HimChan NOOOO actualiza pronto me encanta tu fic!! :c

    ResponderEliminar
  8. POR FAVOR SIGUELO SIGUELO SIGUELOOOOOOOOOO *-* LO NECESITO!! AHORA!!!! PLEASEEEEE *se hace bolita* *llora* *rueda haciendo la croqueta*

    ResponderEliminar
  9. Soy nueva .__. me leei todo en un dia (osea hoy) y no puedo mas lo leeo mayrmente porque esta HimChan no me lo mates porfaa :( siguelaa ><

    ResponderEliminar
  10. Noo! HimCham c: siguela por favor!
    felicidades tu fic esta fabuloso!

    ResponderEliminar
  11. Mi himchan no puede morir por favor no mateis a mi himchan y tengo mucha curiosidad quien sera el chico trajeado BIGBANG o BLOCK B o otro grupo por favor sacad ya el siguiente capitulo!!

    ResponderEliminar
  12. me encanto tu fic sigue sigue por favor Himchan no puede morir :'(

    ResponderEliminar
  13. himchan noooo, continualo me gusta tu fic

    ResponderEliminar
  14. Porfa continua, me encanta tu fic.

    ResponderEliminar
  15. Porfavor continúa,ne gusta tu fic, no puede terminar asi TnT

    ResponderEliminar
  16. Por favor sigue, no me digas que ese es el final... morire TT.TT, te lo pido por lo que mas quieras

    ResponderEliminar
  17. Asdfjhgfdsa... Nooooooo Himchan noooo T.T Por favor sigue con el fic, me muero por saber que va a pasar

    ResponderEliminar
  18. continuen me encanto no puedo mas plis continuen

    ResponderEliminar
  19. No la vas a continuar, no?

    ResponderEliminar