sábado, 23 de marzo de 2013

B. vs B.


- Autora: @DisabledComplex

- Tipo: BIG BANG, Block B, B.A.P, serial, hetero, +18, idol x fan


CAPÍTULO 26

- Bésame - me acerqué con miedo, como si fuera el último beso que le pudiera dar - Te quiero - dijo, cerré los ojos y sentí sus labios, al igual que un volantazo.

Con eso el coche se paró en seco, de lado, dándome la sensación de que se fuera a volcar pero se clavó perfectamente en la carretera.

- Qué poco confías en mí - sonrió contra mis labios, aún con los ojos cerrados.

- ¡Eres malo! - me separé y le dí un puñetazo en el brazo.

Dejamos los coches en fila donde nos los encontramos y nos quitamos tantas protecciones, ya estaba oscureciendo. Salimos al aparcamiento y quise olvidar que este hombre era un cafre al volante, respiré y me encerré por última vez en el asiento del copiloto, pero esta vez de su coche. 
Me acoplé y me dejé caer en su hombro, preguntándole si le molestaba, llevándome un no y una sonrisa como respuesta, centrándome en el horizonte al que nos acercábamos, aguantando mis párpados como podía.

- Aún queda un rato de camino, descansa un poco - me aconsejó y yo hice caso sin rechistar.

Mis ojos se cerraron, me relajé y escuché la mezcla de su cercana respiración y el motor, abstrayéndome de todo.
Antes de que me diera cuenta de que me había dormido, ya habíamos llegado, sintiendo como un beso en la frente me despertaba y unas palabras me avisaban y espabilaban. 

- Vamos a la cama... - me abrió la puerta.

Salí cual zombie y crucé todo el pasillo para que cuando me senté en el colchón, ya se me había escapado el sueño.

- Venga, quítate los zapatos, te ayudo a cambiarte y te duermes - seguía hablando flojo y lento, como si siguiera dormida.

- Ya no tengo sueño - sonreí maliciosamente.

- Entonces simplemente te ayudo a cambiarte - dijo y se dejó caer encima mía mientras me besaba.

Nuestras chaquetas volaron al igual que nuestras zapatillas. Zico deslizó sus frías manos por mis costados, deshaciéndose también de mi camiseta.

- Primero la parte de arriba... - dijo contra mis clavículas, recorriéndome a besos.

- Ahora la de abajo - miré al techo y dimos una vuelta de campana.

Mis rodillas tocaron el suelo, dejando a Zico tirado en la cama boca arriba. Se apoyó sobre sus codos y me miró, mientras desabrochaba sus pantalones. Estos quedaron a la altura de sus tobillos al igual que su ropa interior, yo saqué la lengua y empecé a provocarlo.
Me miró con desesperación, supongo que ya tendría demasiado. Abrí la boca y le rodeé con mis labios, mientras de los suyos se escapaba un profundo suspiro. Empecé a marcar un ritmo, sus dedos se enredaron en mi pelo y su cabeza cayó hacia atrás. Me paró, cerró los ojos y respiró. Puso un dedo bajo mi barbilla y me obligó a subir.

- Desnúdate - ya volvía ese tono de autoridad que, sinceramente, me parecía irresistible.

Aún con algo de vergüenza seguí sus órdenes, deshaciéndome del resto de mi ropa interior y de mis pantalones. Zico se levantó rápidamente, subiéndome en la mesa que había a un lado de la cama. 
Intentó encontrarse con mis labios presionando mi nunca contra él, al igual que mi cintura, pero una mano bajó hasta una de mis rodillas, abriéndome las piernas, dejándole paso. Mientras nuestras lenguas no podían quedarse quietas, él tampoco. Mis jadeos se chocaban contra sus labios, provocando algún que otro sordo gruñido desde el fondo de su garganta, intentando reprimirse. Apoyé los talones en el filo de la mesa, dejándolo enterrarse más en mí, y me dejé caer notando el frío del espejo contra mi espalda, manteniendo los ojos cerrados, queriendo concentrarme en sentirlo. No era como la primera vez, esto satisfacía algo más que mis deseos animales. 
Noté como algo presionaba mi frente, era la frente de Zico, abrí los ojos para ahogarme en su intensa y ardiente mirada, llena de hambre y deseo mientras empezaba a moverse más rápido.
Un gemido en forma de queja se escapó entre sus labios, haciendo de su gesto algo más fiero, mostrando sus dientes. Me acerqué a su boca y mordí su labio inferior, causando una verdadera queja. Este rodeó mi cuello con su mano, sin apretar, simplemente alzando mi cabeza empujando mi barbilla hacia arriba con el pulgar. Aprovechó que este estaba indefenso y empezó a atacarlo, dejando besos y pequeñas marcas rojas, al igual que yo colgaba suspiros y gemidos en el aire.
Dejé caer mi cabeza siguiendo la trayectoria que le quería dar Zico y la reposé sobre el cristal, cada vez menos capaz de aguantar mi peso ya que mis articulaciones, al igual que mis piernas, temblaban. Zico aguantó una de mis piernas y subió el ritmo, despegando su nombre de mi garganta. 
Di gracias a que no había nadie en la casa, porque puede que se nos escuchara en toda esta. Aguanté todo lo que puse hasta que mis muñecas dieron de sí y Zico y yo caímos rendidos uno sobre el otro, abrazándole del cuello y él a mí por la cintura.

- Vale, ahora sí que me ha entrado sueño - apoyé la mejilla en su hombro.

Él se apartó y me dejó bajar de la mesa. Di una visual por la habitación y encontré un pijama suyo, repartiéndolo. Él se puso los pantalones y yo la camisa, destapó la cama y nos escondimos bajo las sábanas.

- Te quiero - prácticamente susurré, con los ojos cerrados, sobre su pecho.

- Yo más... - besó mi cabeza y me abrazó por los hombros con un brazo.

Caí rendida, había sido un día agetreado. Dormía tan profundamente que incluso soñé con él. "Cuida de ella" le escuché decir, tras eso sentí como sus pasos se alejaban. Temiendo la pesadilla, le llamé e intenté correr tras él, pero mi cuerpo no reaccionaba. Sin embargo, una mano aguantó la mía, relajándome, dejándome soñar de verdad.

La claridad entró por el ventanal. Estrujé mis párpados para luego abrirlos y encontrar la cama vacía, se habría levantado ya. Me desperecé, me levanté y me dirigí hacia la cocina; ni rastro. 

- ¡Zico! - le llamé, asomándome al salón.

Nada. Aumentando el ritmo de mis pasos, casi corriendo, abrí la puerta de su habitación de un golpe, encontrándola totalmente vacía, excepto por la cama, la cual sostenía una nota sobre su cocha.

"Nunca olvides quién eres, aunque no me tengas ahí para recordártelo.
Te quiero.

Woo Ji Ho"

En ese silencio escuché un crujido, supongo que sería mi corazón, también escuché un golpe sordo, supuse que sería la lágrima que se acababa de deslizar por mi mejilla, escuché unos pasos, ansiaba que fuera una broma.



11 comentarios:

  1. mi corazon se apreto demaciado!! no puedes hacer esto ;____; por favor!!! que se quede con Zico!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siii shit yo tambien quiero que se quede ocn Zico

      Eliminar
  2. Weeeee espero con ansias el proximo cap unnie (: & claro tambien espero que en ese proximo capitulo este G-D <3 & que salga Big Bang (:

    ResponderEliminar
  3. OH MY!! ZICO O GD!! aHH maldita incogniita ! YO TAMBN ESPERO CON ANSIIAS EL PROXIMO CAPITULO !! ke emocionantte <3

    ResponderEliminar
  4. Waju! capitulo alfin! *-* ... jaosdjoajsdoasda Vamos! quiero que aparezca GD :c ... lo extraño T^T .. ajosdjaosdja sube cap pronto y no nos hagas esperar demasiado pu :c

    ResponderEliminar
  5. o.o
    no zico no te vayas :c
    (estubo genial el cap )
    noo T.T

    ResponderEliminar
  6. MUEROOO! Yo ya ni se con quien quiero que quede, aunque tengo preferencia por G-Dragon, si es que cada vez leo tu fanfic, imagino, me es inevitable no hacerlo. Bueno pues FIGHTING! Me encanta tu fanfic, sigue! .

    ResponderEliminar
  7. Zico no te vallas!!! El es muchisimo mejor que GD claro en este Fic obviamente. GD solo la maltrata y judea

    ResponderEliminar
  8. waaaaaa aunque me gusta mas GD que Zico, en este fic tiene que quedarse con Zico D: Vale mucho más la pena!! D:!!

    ResponderEliminar