jueves, 27 de marzo de 2014

ALIVE

- Autor: CrisG

- Twitter: @criss619

- Tipo: Hetero (idol x fan) , + 18 , serial , BIGBANG


CAPÍTULO 7


El auto iba muy rápido; su mirada estaba puesta en el camino. Los dos estábamos concentrados en nuestros pensamientos dejando el ambiente completamente silencioso. Al poco rato sólo fui consiente de como el aire fresco entraba por la ventana golpeando suavemente mi rostro y despeinando mi cabello. Esta situación dejó que me sumergiera aún más dentro en mis pensamientos, tanto que olvidé completamente dónde y con quien estaba. 

Todo ha pasado muy rápido; en menos de lo que pensaba el sol se ocultaba bajo la noche en un bello atardecer. El destino me estaba llevando por rumbos que me negaba a aceptar del todo, ha habido momentos en los que las ganas de huir no me han faltado; nunca en toda mi vida se me ocurrió que podría conocer a alguno de los miembros del grupo que más admiro y mucho menos que sucediera todo lo que sucedió con ellos. Mi experiencia con ellos había sido inusual y única dejándome indefensa ante cualquier situación que no pueda controlar. Creo que si de algo estoy segura es que no soy la misma de antes, todo esto ha cambiado por completo mi vida y no solo esta sino que también el rumbo que había tomado. Y sin que pudiera impedirlo me perdí una vez más en miles de preguntas: 

¿Estaba metida en de nuevo en un nuevo problema?... ¿Cómo me encontró?... ¿Qué era eso tan importante que tenía que decirme? ¿Por qué era tan urgente que habláramos? ¿Había ocurrido algo grave? ¿Se había enterado lo que paso entre…entre Ji Yong y yo?... ¿Por qué acepte irme con él casi sin dudarlo? ¿Por qué me subí a su auto sin pedirle ninguna explicación?... ¿Por qué siento que estoy con una persona diferente a la que conocí? ¿Por qué me siento tan extraña por su proximidad? ¿Por qué para mí es como si lo viera por primera vez? …No tengo la más mínima idea de lo que está sucediendo y no quiero comenzar a suponer cosas que quizá no sean. Sé que no estoy pensando antes de actuar, pero después de mucho quiero dejar de pensar en las consecuencias… 

Todo, olvide todo cuando su perfume inundó por completo mis pulmones. Su aroma era embriagador y excitante, un aire frío corrió por mi columna y jadee. Era el aroma más exquisito que había sentido en toda mi vida, me había hechizado por completo. Volví la mirada hacia él; estaba sujetando con intensidad la palanca de cambio y mordía su labio inferior, se veía terriblemente sexy. Apenas unos segundos más tarde soltó su labio; pasó saliva marcando su manzana de Adán notándose lo nervioso y excitado que estaba. Indudablemente baje la mirada hasta su entrepierna y pude ver su prominente miembro bajo la delgada tela de su pantalón. 

Cada parte de él emanaba una sensualidad que jamás había visto en toda mi vida; cada uno de sus movimientos era un deleite para mis ojos, tenía una gracia única que lo hacía ver más deseable ¿Cómo es que un hombre puede llegar a ser tan sexy? Algo muy dentro de mí gritaba que me dejara llevar por las sensaciones que estaba teniendo y diera rienda suelta a mis deseos, que entrara en acción; pero la otra me decía que fuera con cuidado y no me dejara llevar por mis bajos instintos. Contuve la respiración por unos segundos intentando retener ese exquisito olor dentro de mí, hasta ese punto mis pensamientos habían perdido completamente coherencia; mi estómago se contrajo y sentí como mi entrepierna se humedecía. Tenía unas tentadoras ganas de tocarlo, de sentirlo, de poder acariciar cada parte de él. Trataba con todas mis fuerzas de controlarme pero cada vez se me hacía más difícil, todo él hacía que mi cuerpo quisiera sentirlo. Mordí mi labio inferior y tratando de reprimir los gemidos que luchaban por salir de mis labios. Nada de esto pasó la primera vez que lo vi; esta vez era diferente, él era diferente. Cuanto más lo veía, más fuerte era el calor que sentía que recorría mi cuerpo. Crucé las piernas en un intento de que la sensación de excitación disminuyera; pero no fue de mucha ayuda, aún sentía como mi entrepierna palpitaba. Poco a poco recorrí su cuerpo con la mirada; su barbilla estaba algo tensa y tenía el cuerpo rígido. Sus bien marcados músculos se dejaban notar bajo su ceñido polo negro y podía ver ligeramente su pecho así como su clavícula. Sus pantalones eran bastante ajustados y hacían notar no solo sus piernas sino su gran miembro. Sentí un ligero escalofrío dentro de mí y mi respiración se aceleró. Era la primera vez que me pasaba esto con un hombre, jamás en toda mi vida me había sucedido algo parecido y para ser totalmente sincera esta situación era bastante excitante. La tensión sexual se sentía en el aire, creo que cualquier persona que hubiera estado cerca de nosotros lo hubiera notado. De repente escuché que soltó un ligero gemido que movió hasta el último de mis átomos. No hagas eso-grité dentro de mí- ¿No ves que no me podré contener por mucho tiempo más? ¿Acaso no te das cuenta que me estas volviendo loca? ¿Qué mierda acababa de pensar?... Mis ojos en un acto reflejo bajaron una vez más hasta su miembro y pude ver como su bulto era cada vez más prominente ¿Tanto lo excita tenerme cerca de él? Tenía que detener esta situación lo antes posible, aún no era el momento correcto, sino detenía esto ahora tendría grabes consecuencia ¿Cómo resistí estar tan cerca de él la primera vez que nos encontramos? Ni siquiera yo entendía como estaba a su lado y no saltaba encima de él. Lo intuía, lo sentía; él tenía la mismas ganas que yo de acercarse. Deje de mirarlo y puse la vista a un lado del camino en un intento de olvidar todas las sensaciones que corrían dentro de mí y los sinuosos pensamientos que tenía; me estaban trasformando en alguien que no era. 

-... ¿Qué te parece?- esas últimas palabras me sacaron de mi ensoñación. No me había dado cuenta que me había estado hablado. No escuché absolutamente nada de lo que dijo excepto las últimas palabras. Su voz era tan sensual.
-Eh yo… - el olor rojo subió inmediatamente a mi mejilla, ¿qué debía decirle si estuve pensando en él y no había escuchado nada de lo que me dijo?- Lo…lo lamento me distraje con algo, ¿Que me decías?-
-Jajaja ¿En serio no has escuchado nada de lo que te he dicho, Stephanie? – Mi nombre suena tan bien entre sus labios ¿Se habrá dado cuenta que lo estuve mirando “muy atentamente”?– Y se puede saber que ese que te tenía tan cautivada para utilizarlo la próxima vez que quiera que me escuches- 

¿Qué mujer se podría concentrarse teniendo a un hombre como él al costado? Él es una de las más gran distracciones que he tenido en mi vida, si tan solo no fuera tan sexy y se pusiera ropa menos ceñida que no dejara ver su perfecto cuerpo quizá podría escucharlo mejor la próxima vez. Si tan solo fuera menos seductor… 

-Jajaja dudo que entiendas mis pensamientos, pero bueno trataré no volverme a distraer no te preocupes. ¿De qué me estabas hablando? - 

-Te pregunté si podíamos adelantar nuestra cena, ya no falta mucho para que sean las 7 - 
-Me parece una buena idea así podremos platicar con mayor tranquilidad y pasaremos una velada agradable-
-Perfecto-en eso momento nuestras miradas se cruzaron y vi como su mirada estaba tan oscurecida de deseo como la mía. 
No sé si lo hizo con intención o no, pero mientras movía la palanca de cambio rosó mi pierna haciendo que corriera electricidad por todo mi cuerpo. Cerré los ojos y mordí con más intensidad mi labio inferior. 

-¡Estas sangrando!-giré para verlo, pero él ya estaba aparcando el auto. 

-¿Qué? ¿De qué hablas?-tenía la mirada fija en mí, bueno para ser más precisos en mis labios. 

-Tu labio está sangrando. Te has hecho daño- poco a poco se fue inclinando hacia mí con la mano extendida con la intención de tocarme, pero yo llevé las manos hasta mi labio más rápido y me giré. Fue muy difícil hacer eso, quería que me tocara; pero era lo mejor, no sabía cómo reaccionaría ante el roce de sus dedos. 

-Eh... no te preocupes, sólo debe ser una pequeña herida-sonreí y él llevo las manos de nuevo al timón. 

-¿Estás segura? Creo que en la gaveta tengo una pañoleta- se acercó hasta la gaveta que estaba delante de mi asiento. Su rostro estaba muy cerca del mío, pero mantenía la mirada en la gaveta “en busca de la pañoleta”. Nuestra proximidad hizo que casi perdiera el sentido y no pude evitar susurrar cerca de su oreja. 

-No hagas eso por favor- no sólo lo dije por la pañoleta sino también por el hecho de su corta distancia conmigo. Este juego lo estábamos jugando los dos. Se quedó quieto mirando hacia un lado del auto. Aspiré una vez más su delicioso aroma ¡No te quedes ahí! ¡Aléjate, por favor! ¡No tienes la menor idea de lo que me estás haciendo sentir!... 

-Pero quiero hacerlo, no me detengas te lo pido- susurró 

Giro ligeramente su rostro hacia el mío haciendo que nuestra distancia fuera aún menor; su aliento chocaba con el mío mezclándose en el aire y aumentando esa necesidad que sentía por sus labios. Él tenía puesta su vista sobre mis labios y yo sobre los suyos. Puso su mano izquierda en mi cuello y la subió hasta mi barbilla. Cerré los ojos y de repente sonó mi celular. 

-Tengo que contestar-susurré abriendo los ojos de nuevo. 

-No contestes-dijo sin separar su vista de mis labios. 

-Puede ser emergencia –metí la mano en mi cartera y saqué el celular. 

.Mmm…pero puede que no lo sea- aprisionó mi muñeca con su mano impidiendo que contestara el celular. 

-Tae, yo…-mi celular paró de sonar, soltó mi muñeca y sonrió; estaba a punto de besarme cuando volvió a sonar. Aproveché que se distrajo y contesté. -Lo siento -puse mi mano en su mejilla derecha - solo serán unos segundos. ¿Hi?-siempre respondía en inglés porque mi jefe y muchos de mis amigos eran extranjeros. 

-Good night, Ms. Stephanie (Buenas noches, Srta. Stephanie)- 

-Good night, Mr. Smith. Could I help you? (Buenas noches, Sr. Smith. ¿Puedo ayudarlo en algo?)- 

- Well, I call you because I have a trouble: I don´t agree with some details from the contract that you send me last week, so I want to check the first contract. Could you send me it again, please? (Bueno, la llamo porque tengo un problema: No estoy de acuerdo con algunos detalles del contrato que me envió la semana pasada y quisiera revisar el primer contrato. ¿Podría enviarme este de nuevo?)- 

-Yes, I could. I’m going to call to my secretary and she’ll send it later (Sí. Llamaré a mi secretaria y ella se lo enviara más tarde- 

-Oh thank you, I’m waiting for it. I’m sorry if I bother you (Gracias. Lo esperaré. Lo lamento si la molesté)- 

-Don’t worry, we´ll reach an agreement. Call me if you have any problem (No se preocupe, llegaremos a un acuerdo. Llamemé si tiene algún problema)- 

-Thanks again. Good bye Ms. Stephanie (Gracias de nuevo. Adiós Srta. Stephanie) - 

-Good bye, Mr. Smith (Adiós Sr. Smith) - 

-¿Tu jefe?-Tae sonaba poco molesto. 

-No, es un inversionista que está haciendo negocios con la empresa en la que trabajo, este contrato es muy importante y debo cuidar que se realice lo mejor posible. Tae realmente lo lamento, solo me demoraré unos segundos más- 

-Ah entiendo. ¿Tienes que ir a tu oficina o al hotel?- 

-No, solo que tengo que llamar a mi secretaria para que le envíe el documento y hable con el inversionista para concertar una cita después de que se acaben mis vacaciones- 

-Bueno. Entonces, ¿te parece si vamos yendo para ir aprovechando el tiempo?- 

-Sí, claro-sonreí, pero Tae se voltio rápidamente. 

Me hizo sentir mal que hiciera eso, pero no le podía decir nada porque la que estaba malogrando la velada era yo. Cogí el celular de nuevo y le marqué a Hanna, mi secretaria. Le dije que enviara los documentos y revisará cuidadosamente que no hubiera algún error. Mencioné algunos detalles más y le pedí que me llamara si había alguna emergencia. 

Terminé de hablar, pero estaba muy apenada con Tae por todo lo que pasó así que no sabía cómo empezar a hablar de nuevo por lo que decidí revisar mi celular. Había una llamada perdida de un desconocido. Me pareció extraño y pensé que podría haber sido Tae- 

-Tae, de casualidad ¿has llamado a mi celular hace poco?
-No, la verdad es que ni siquiera tengo tu número; pero creo que sería una buena idea que lo tuviera-sonrió, me alegre porque eso demostraba que no estaba molesto conmigo -solo Seungri tiene tu número y sinceramente dudo mucho que el maknae me lo quiera dar a mí o a alguien más, él es muy receloso con los números de sus “amigas”- enfatizó mucho la amigas - Además, hoy no tenía como comunicarte y por eso tuve que buscarte. ¿Por qué? ¿Hay algún problema? -
-Ah, no por nada. Es solo que tengo una llamada pérdida de un número y se me ocurrió que podrías ser tú- 

-Oh pues no, no he sido yo y dudo que haya sido Seungri; en estos momentos está bastante ocupado con alguien en el hotel-su sonrisa demostraba claramente que Seungri estaba haciendo algo malo. 

-Ah entiendo- 

Intenté llamar al número del que tenía una llamada perdida, pero sonaba como apagado y me mandaba a la casilla de voz. Me llamó mucho mi atención que su contestadora fuera en coreano; sin embargo, no le quise dar muchas vueltas al asunto. 

No pasó mucho cuando llegamos al restaurante. Estacionó el auto y unos segundos después apareció a mi costado abriéndome la puerta y ayudándome a salir siendo tan caballeroso como siempre. El restaurante era realmente elegante y bonito, tenía una decoración impecable de tal forma que todo guardaba una armonía y hacía que el lugar pareciera mágico, de ensueño. Cada detalle era único, nunca había visto un sitio tan hermoso. Tae habló con uno de los mozos y nos llevó hasta una mesa más privada. Cuando estábamos por sentarnos sonó mi celular y la expresión de Tae cambio por completo. 

-Dime Hanna- 

-Señorita Stephanie ya le envié los documentos al Sr. Smith, su cita esta acordada para dentro de una semana en New York. Habrá una junta con los demás accionistas y discutirán los últimos detalles, ese día se firmará el contrato- 

-Gracias Hanna, avísame si hay alguna novedad, pero hoy ya no me pases ningún recado por favor- 

-Entendido. Hasta luego señorita Stephanie, que pase buena noche- 

-Igualmente Hanna, adiós- 

Cuando levanté la vista me encontré la mirada de Tae puesta sobre mí. 

-Yo…yo lo siento, sé que no debería interrumpir la cena; pero…- 

-Shh. Todo está bien cariño, ya olvídalo ¿sí?- 

-Gracias Tae. Y bien ¿qué era tan urgente que habláramos?- 

- Te busqué porque hoy escuché algo que me dejo preocupado-mi corazón comenzó a latir muy rápido casi saliendo de mi pecho. Ji Yong, él fue lo primero que se me vino a la cabeza. Ya casi había olvidado por completo todo lo sucedido con él, tanto Tae como Joshua me habían ayudado a olvidar momentáneamente ese dolor tan fuerte que sentía cada vez que lo recordaba. Lo recordé, recordé todo lo que pasó con Ji Yong; sentí como me faltaba el aire, como echaban sal a la herida abierta que tenía dentro. 

-Discúlpame un segundo, voy al baño – 

-Si claro, pero…-no lo deje terminar, casi salí corriendo al baño. 

Cerré la puerta tras de mí, me apoyé en esta y caí al suelo derrotada por el dolor. Lo que tanto traté de ocultar salió, salió sin que yo pudiera ocultarlo, sin que pudiera controlarlo. Tapé mi boca tratando de contener estas malditas ganas de llorar que tenía; mi vista se nubló y las lágrimas empezaron a caer. ¡Mierda! ¡Esto es una locura! ¡Sal de mi cabeza! ¡Ya no quiero que estos dentro de mí! ¡Quiero que desaparezcas! ¡Quiero borrar todo rastro de ti de mi piel; quiero borrar tus caricias, tus besos y todo lo que tenga que ver contigo! ¡Ojala nunca te hubiera conocido! ¡Te odio maldita sea, te odio como nunca lo he hecho en toda mi vida! Te odio porque sé que todo esto no puede ser, porque sé que no puedo confiar en ti, porque sé que no eres para mí, porque he visto en tus ojos que ya le perteneces a alguien porque tú nunca serás mío, porque te llevaste mi alma, la mitad de mi corazón y mi mente. Te odio porque me enamoré de ti. Quiero salir corriendo de este lugar, quiero llorar y grita sin parar, quiero bailar y sanar las heridas… 

Cogí toda la fuerza que necesitaba y limpié mis lágrimas. Respiré hondo, me paré y fui hasta los lavatorios; vi frente a mí a una mujer que fue derrotada por el dolor, pero que estaba renaciendo de sus cenizas. Traté de poner buena cara, no podía dejar que Tae me viera así. Se me había corrido un poco el maquillaje por lo que saqué mi maquillaje de la bolsa y me lo retoqué. No hay nada que el maquillaje no pueda hacer, sobre todo ocultar las cosas, sonreí fríamente. Después de tan sólo unos minutos estaba frente al espejo la misma Stephanie que hace tan solo un momento estaba hablando de lo más normal con Tae. Salí con dirección a nuestra mesa y vi que Tae le estaba terminando de decir algo al mozo. 

-Lamento la tardanza, Hanna me volvió a llamar y tuve que darle algunos detalles extra y parece que me extendí mucho– 

-Sí que te demoraste cariño; ya estaba por ir a ver si estabas bien- 

-Lo siento de nuevo, no volverá a pasar-esbocé una sonrisa- ¿Has pedido algo ya?-dije acercándome más a él - 

-Sí ya pedí el mejor vino de la casa. ¿Está bien, verdad?-esta vez él fue quien se acercó. 

-Está perfecto-mi voz sonó más sensual de lo que pensé. 

Esta vez fue su celular el que sonó. 
-Espérame un segundo cariño tengo que contestar, creo que es una emergencia; no demoraré mucho-
-No te preocupes, habla tranquilo -sonreí, el me devolvió la sonrisa, se levantó de la mesa y se fue a responder la llamada. 

Me quedé pensando en lo que haría con Tae, él se estaba portando tan bien conmigo que llegué a pensar que podría darle una oportunidad; un polvo o algo más serio tan sólo tener algo con él sería fantástico. No pasó mucho cuando de repente un hombre se detuvo frente a mí.
-¿Por qué tan sola querida?- levanté la vista para ver quién era. Un hombre de unos 25 años, apuesto y muy bien vestido estaba delante de mí. Nuestras miradas se cruzaron y me dejo completamente helada; su mirada era escalofriante, tanto que todos mis sentidos se alarmaron.
-Mi acompañante no tardará en venir- dije sarcásticamente.
-Bueno no creo que sea un problema si te acompaño mientras lo esperas- se sentó en el sitio de Tae-Me llamo Jacob Mirall-
-Stephanie Letrow- mi respuesta era tan fría como mi mirada.
-Encantado de conocerte Stephanie-me tendió la mano. -Igualmente - tendí mi mano y la estrecho-
-Me miras de forma muy suspicaz-
-¿Que debía pensar si un extraño me aborda en medio de un restaurante?-
-Bueno creo que yo pensaría que es muy cortés de su parte acercarse a saludar a alguien que no lo recuerda, pero en fin. Debes estar más que acostumbrada a que los hombres se detengan al verte, eres muy hermosa y no sorprendería que tengas muchos pretendientes. Y con respecto a lo otro debo decir que es una decepción que no te acuerdes de mí. Ayer no aceptaste mi invitación para ir al bar y hoy simplemente no me recuerdas- 

-¿Disculpa?- 

-Ayer te vi en el bar, me acerqué a ti, te ofrecí irnos a un club y no aceptaste irte conmigo- en ese momento recordé que fue él fue el hombre con quién me encontré en el bar la noche anterior y me invito a ir a un club, pero esta vez se había afeitado la barba . Maldita sea-pensé de inmediato-creí que me había librado de él ayer-
- Claro ahora lo recuerdo no te reconocí porque ya no tienes barba. Por cierto, no es muy común que los hombres se me acerquen de esa manera. -dije ahora mucho más fría.
-Déjame pedir una bebida- levantó el brazo para llamar al mozo, pero lo detuve.
-No te preocupes, ya pedí una-
-Me gusta que tomes la iniciativa- esta vez se acercó aún más a mí. El miedo me impidió moverme- Podríamos pasar una noche muy divertida- 

-Stephanie, ¿Qué está pasando?- su voz sonó llena de amargura.


Nunca me pensé que me alegría tanto de que apareciera de repente. 

6 comentarios:

  1. Quiero mas *-* Es genial! xD Ojala fuera ella *-*

    ResponderEliminar
  2. Por fis! Por fis! Por fis! Sigue escribiendo, esta muy bueno...

    ResponderEliminar
  3. Nooooooooooooo!!! quiero mas!! queremos mas!! aaaaaah!!! me voy a arrancar los cabelllos la historia es putamente genial!!! *O* lo siento por la palabrota!! ppor fi contii!!

    ResponderEliminar
  4. asjnvdakjbrhi mas plis , k le sucedio ala autora me encanto ya es 2015 y no ahy señal del fanfics

    ResponderEliminar