miércoles, 16 de mayo de 2012

EL PODER DEL AMOR

-Autora: Alba


CAPÍTULO 16: ADIÓS



Era el día del concierto de MBLAQ, nadie tenía tiempo de nada, sólo hacían que ensayar y ensayar, cosa que ya le gustaba a Blanca dado que así no tendría que cruzarse lo más mínimo con G.O ni recordar el dolor que le provocó verlos juntos en aquel banco…
Sólo de pensarlo se ponía mala, sólo quería estar tumbada en la habitación, sí, lo tenía decidido, lo único que haría sería salir para arreglarlos y ya, y a G.O que lo arregle el ayudante. Mientras Blanca estaba inmersa en sus pensamientos intentando contener las lágrimas, alguien llamó a la puerta, era Thunder, que estaba preocupado por ella dado que hacía horas que no sabía nada de ella. Al principio ella no quería ver a nadie, pero Cheondoong tampoco tenía la culpa, así que lo dejó entrar.

- Te estamos esperando… tenemos cosas nuevas en la performance que te queremos enseñar :3 – dijo él.

- Es que no estoy muy bien de ánimos… - contestó Blanca mientras intentaba sonreírle.

- ¿Por qué? D: No queremos verte triste, así que vente con nosotros y te animarás >.< - le dijo Cheondoong.

- Muchas gracias, pero creo que por ahora prefiero estar sola. – dijo mientras sonreía – Os agradezco los ánimos y sois lo mejor que me ha pasado, pero os he causado demasiados problemas y yo creo, creo que…

A Blanca no le dio tiempo de acabar, Seungho llamó a Thunder al teléfono, le dijo que era urgente, que tenían que ensayar y que viniera enseguida, por lo que abrazó a Blanca y se despidió. Ella estaba realmente agradecida por el apoyo que le daban, pero no podía animarse después de la traición de G.O…

Mientras, en la sala de prácticas estaban los chicos bailando, pero de todos modos notaban algo raro allí: unas ojeras y unos ojos hinchados en la cara de G.O. No se atrevían a preguntarle, era como un alma en pena, no hablaba, no tenía expresión facial, era una presencia casi inerte.
Cuando acabaron todos aplaudieron por el esfuerzo, y cuando casi todos salieron por la puerta Seungho cogió a G.O del brazo y le hizo quedarse.

- A ver, dime que es lo qué te pasa, llevas todo el entrenamiento callado y triste – le dijo Seungho en tono serio.

- Nada hyung, que soy imbécil – le contestó él mientras se disponía a marcharse, pero no pudo, el líder le agarró más fuerte mientras le miraba de manera penetrante, por lo que G.O se vio en la obligación de contar lo ocurrido.

- Blanca nos vio a Sook y a mí juntos en el banco, ella estaba encima de mí – explicó él.

Seungho le soltó, pero además lo hizo con cara de desprecio, no podía creer que su hyung fuera así de miserable.

- Pero no es lo que piensas. – prosiguió G.O cuando vio que el líder estaba enfadado – Estábamos muy bien Blanca y yo, sentados, tonteando, pero ella fue a comprar unas tazas de chocolate, y entonces apareció  Sook, al acecho, y empezó a hablar sobre la sesión fotográfica, no le hacía caso, yo sólo esperaba a Blanca, pero entonces ella hizo ver que se cayó en la nieve y sin dirigirle la palabra me levanté a ayudarla, pero entonces, cuando la levantó, volvió a hacer ver que se caía y acabamos de esa manera en el banco. Entonces fue cuando llego Blanca…


Al principio Seungho dudaba de sus palabras, pero conocía a G.O, él no haría eso, además, se le veía la cara de arrepentido.

- ¿A qué esperas para decírselo? – le preguntó el líder.

No obstante, G.O no contestó y se fue, no quería explicárselo a Blanca hasta acabado el concierto, de todos modos estaba un poco enfadado con ella por no haberle dejado explicarse. El orgullo le podía un poco.

Durante la tarde G.O y Blanca se cruzaron un par de veces, pero ella le esquivaba, pero a la tercera vez él no se pudo resistir, la cogió suavemente de la mano y la miró, pero ella, sin ser ruda, se soltó y lo miró con cara de súplica y se fue lo más rápido posible, no podía aguantar el dolor de haber sido engañada y humillada de esa manera.
Ella corría y en cuanto salió del hotel un coche estuvo a punto de atropellarla, por suerte sólo se quedó en un susto, pero siguió corriendo mientras lloraba y pensaba en lo ocurrido entre Sook y G.O, no podía soportarlo.
Corría y corría, no sabía a donde iba y cuando se dio cuenta de la situación se encontraba perdida en el bosque, hacía frío y estaba todo nevado, encima oscurecía. Se asustó mucho y cuando ya no veía casi nada se tropezó con un tronco y cayó al suelo, se torció el tobillo, le dolía bastante y se puso a llorar por la situación en la que se encontraba, tirada en medio del bosque, lesionada y empapada por no ser fuerte y huir del dolor. Al cabo de unos cinco minutos con la cara dolorida por el frío se intentó levantar pero no podía, el tobillo le dolía demasiado, así que se puso a chillar con la esperanza de que alguien la oyera.

MBLAQ estaban en la sala, relajándose para el concierto que iban a dar en unas cuatro horas, pero la alarma sonó entre el staff cuando se dieron cuenta de que Blanca no aparecía, se habían quedado sin estilista, entonces fue cuando G.O recordó que ella había salido corriendo, y se fue a toda prisa sin dar ninguna explicación. Fue al lugar en donde se habían encontrado e intentó recordar hacia donde había ido ella, “Mierda” pensó cuando vio que Blanca había tirado hacia el bosque, estaba oscuro, así que llamó a los guardas de seguridad para que le ayudaran a encontrarla. Después de una hora de búsqueda G.O había perdido la esperanza de encontrar a Blanca por allí, pero de repente empezó a oír unos gritos ahogados a unos metros de él, y con la luz de la linterna pudo ver un cuerpo casi sin movimiento tirado en el suelo en posición fetal, era ella, era Blanca, que seguía chillando casi sin fuerzas llena de lágrimas.
Él fue hacia ella corriendo intentando no caerse y se quitó el anorak polar para envolver a Blanca y que entrara en calor, ella notó algo caliente, veía bastante borroso pero pudo oír a G.O, pudo oírlo mientras chillaba a los guardas para que le ayudaran y también notó como la levantaba y la sostenía en sus brazos, seguía enfadada con él pero había estado demasiado asustada y ahora los latidos de su corazón la tranquilizaban cual somnífero, no quería que ese momento acabara, quería estar para siempre en los brazos de G.O como si no hubiera pasado nada, pero por desgracia sí había pasado.

Mientras Blanca reposaba en la cama los chicos daban el concierto y al finalizar la primera parte, en el descanso, Seungho se acercó a G:O y le dijo que tenía que ir a hablar con Blanca, que el mánager le había dicho que ya se encontraba bien, así que podía ir a explicarle lo ocurrido y así arreglarlo todo con ella para que todo fuera como antes, no obstante, G.O se negó, estaba nervioso y asustado a la vez, le daba miedo que Blanca no pudiera creer su explicación, al fin y al cabo ella lo había visto con Sook después de haberle confesado su amor… Sólo de pensarlo se estremecía…
Empezaron la segunda parte, y G.O no podía dejar de pensar en Blanca, y justo cuando cantaban Mona Lisa se acordó de aquella vez en la que quiso cantar mirándole a los ojos pero no pudo, la perdió, y ésta vez no quería perderla de nuevo, todo había sido perfecto y no pensaba perderla por una tontería, así que en cuanto acabó el concierto salió corriendo hacia la habitación donde estaba Blanca, pero al entrar no la vio, lo único que había era una nota en el espejo:


Os he causado demasiados problemas, vosotros me lo habéis dado todo, habéis sido mi familia desde el momento en el que llegué, pero sin embargo os lo he pagado de esta manera, siendo un estorbo. Me vuelvo a España, con el dinero que he ganado siendo vuestra estilista me da para pagarme un piso en Barcelona, así que no os preocupéis por mí de verdad.
Lo siento mucho, pero no quiero seguir siendo un estorbo.
Muchas gracias por todo lo que me habéis dado.

Blanca

A G.O le entró el sudor frío y sus latidos empezaron a crecer, no, no podía ser que volviera a España, no lo podía creer, lo más probable es que no la volviera a ver nunca más, pero no pensaba aceptarlo, así que salió inmediatamente de la habitación y cogió el primer taxi que encontró y se fue rumbo al aeropuerto. Cuando llegó la vio a lo lejos, a punto de embarcar en el avión, empezó a chillar su nombre desesperadamente pero no le oía, así que fue corriendo hacia ella saltándose las normas de seguridad, motivo por el cual entre unos cuantos guardas lo cogieron mientras él intentaba luchar para llegar a Blanca. Pero era demasiado tarde, ya no había tiempo, Blanca embarcó rumbo a España y no los volvería a ver nunca más, ni a ellos ni a G.O, al único hombre que había amado de verdad y el único al que se había entregado en cuerpo y alma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario